20 dic. 2010

Presentación

"Las fuerzas temibles que debemos combatir se disponen a aplastarnos [...] pero hay un dominio en el que son impotentes [...] Nada en el mundo puede impedirnos ser lúcidos. No hay ninguna contradicción entre esta tarea de esclarecimiento teórico y las tareas que plantea la lucha eficaz; por el contrario, hay correlación, puesto que no se puede actuar sin saber lo que se quiere y qué obstáculos hay que vencer. No obstante, siendo de todas maneras limitado el tiempo del que disponemos, se está obligado a repartirlo entre la reflexión y la acción, o, para hablar con mayor modestia, la preparación para la acción [...] En cualquier caso, la mayor desdicha para nosotros sería morir incapaces a la vez de triunfar y de comprender.”.
Perspectivas. ¿Vamos hacia la Revolución Proletaria?
SIMONE WEIL, 1933.

La expresión Cul de sac suele emplearse para referirse a un callejón sin salida, habitual en muchas ciudades, especialmente en aquellas de trazado antiguo; así como, de modo metafórico, cuando al plantear un problema o conflicto éste no tiene una aparente solución.
Cul de Sac nace con la intención de abrir un espacio de reflexión desde donde analizar diferentes aspectos de la cuestión social. Pensamos, además, que si no nos paramos a reflexionar sobre qué aspectos de la opresión es más urgente combatir y por qué, será imposible articular propuestas viables que no caigan en el ilusionismo y el voluntarismo, ni en la aplicación de esquemas pasados que, o bien se demostraron infecicaces en su día, o bien hoy no son ya aprovechables.
Cul de Sac dedicará en cada número una primera parte para desarrollar un tema de manera monográfica, cuyo análisis y enfrentamiento sirva para ayudar a dotarnos de una visión de conjunto y comprender así el mundo que nos rodea y cómo hemos llegado hasta él. Si Marx pudo decir que no se trataba ya de interpretar el mundo, sino de transformarlo, en la actualidad nosotros podemos decir que el mundo ha sufrido tantas transformaciones que es necesario aprender a interpretarlo de nuevo.
Sin embargo, no pretendemos detenernos en el análisis crítico de ciertas ideas y conceptos, ya que en la práctica cotidiana encontramos multitud de conflictos y debates que se protagonizan en los ambientes radicales y que, por uno u otro motivo, son reflejo de las luchas y resistencias que se quieren levantar contra el orden existente. Por ello, Cul de Sac dedicará la segunda parte de cada número a hacer una crítica -no necesariamente negativa- en forma de: reseñas de libros y panfletos; crónicas de manifestaciones; comentarios sobre jornadas o actos de los que seamos testigo, etcétera. Por último, adjuntaremos al final las cartas que nos lleguen en forma de críticas, aportaciones, insultos o improperios.
Declinamos facilitar una versión digital de la revista por considerar más perjudicial que beneficioso la lectura on-line. Sin embargo, animamos a la gente a que fotocopie y difunda todo lo que quiera y más.
Para realizar críticas o aportaciones, disponemos de una dirección de correo postal; dejando el correo electrónico para pedidos y consultas breves.